Perro famoso por tener vitiligo logra que un niño se sienta bien a pesar de su condición

Puede que conozcas a Rowdy, un perro con un aspecto único que presentamos hace un tiempo. Su caso se volvió popular por la manera que el vitiligo hace lucir su pelaje. Cuando Carter estaba en el jardín de infancia desarrolló la misma condición y comenzo a odiar su rostro, hasta que conoció a Rowdy. Ahora tiene muchísima confianza gracias a su nuevo amigo.

- Anuncio Publicitario -

Carter Blanchard, de Searcy, Arkansas, desarrolló vitiligo (una rara enfermedad con causa y tratamiento desconocido), en agosto de 2014. Su familia no lo sabía, pero un perro llamado Rowdy desarrolló la misma condición durante el mismo mes en Canby, Oregon. El pigmento que le daba color a su piel empezó a desvanecerse.

Si bien es cierto que esto no afectó mucho a Rowdy (excepto por ser más llamativo), sí tuvo un efecto drástico en el pobre Carter. Sus compañeros de clase notaron las manchas mientras aparecían en su rostro, y seguramente hicieron comentarios que minaron su confianza.

“Recuerdo el día que lo busqué al salir de la escuela y me dijo: ‘Mamá, odio mi cada’. Naturalmente, me rompió el corazón no poder cambiar su situación”, confesó Stephanie Adcock en una carta dirigida a Ellen DeGeneres.

- Anuncio Publicitario -

No mucho después, Stephanie revisó su cuenta de Facebook y encontró una fotografía de Rowdy, sin saber que el perro había sido diagnosticado con la misma condición. Aprendió que el perro tenía una comunidad en línea muy grande, y le mostró algunos de sus videos a Carter. El ver que un perro tan querido tenía su mismo desorden, le ayudó a aceptar su condición.

Stephanie intentó contactar a la mamá de Rowdy, llamada Niki, con la esperanza de que su hijo pudiera conocer al perro. Una historia al respecto resultó publicada en una estación de noticias en Oregon y un benefactor anónimo donó $5.000 para que Stephanie y Carter pudieran viajar a conocer a la familia Umbenhower. Carter y Rowdy finalmente se conocieron el fin de semana pasado.

“Cuando entramos, no sentí que estuviéramos entrando a su hogar por primera vez, me sentí como parte de la familia. Noté que Rowdy sabía que algo estaba pasando y que sintió la energía de la habitación”, relató Stephanie a ABC News después de su estadía.

- Anuncio Publicitario -

“Carter estaba sentado en el suelo jugando con bloques de Lego y Rowdy se acostó a su lado para acompañarlo. Carter lo abrazó y lo consintió durante dos horas. Desde ese entonces no se separaron”.

Actualmente, toma lugar una recaudación similar para ayudar a una joven llamada Ava, que también tiene vitiligo, pueda viajar a Oregon con su mamá a conocer a Rowdy. Por desgracia, el perro de 13 años sufrió un ataque epiléctico recientemente y ha tenido que someterse a pruebas que le ayudarán a mantenerse saludable. Se ha impulsado una campaña para ayudar a su familia a costear los gastos médicos y el costo del viaje de Ava y su familia. Si quieres seguir y ser parte de esta historia, pulsa aquí.

Deixe uma resposta