¡Qué valiente! Este hombre golpeó a un puma en el rostro para salvar a su perra

“Lo único que pensé es que debía proteger a mi perro. Actué por instinto porque mis perros son como mis hijos”. Lee más...

Will Gibb es un tipo especial. No solo forma parte de la Policía Montada Real de Canadá, también fue capaz de rescatar a su perra de las garras de un puma suelto en el estacionamiento del restaurante Tim Hortons en Red Deer.

- Anuncio Publicitario -

¡Así es! El inmenso depredador estaba a punto de darse un festín con el husky cuando Gibb se hizo cargo y lo espantó a golpes.

“Realmente no lo analicé mucho en el momento”, confesó Gibb. “Lo único que pensé es que debía proteger a mi perro. Actué por instinto porque mis perros son como mis hijos”.

Gibb estaba reunido con un amigo en la cafetería el día 26 de diciembre. Mientras él charlaba, sus dos perros, Sasha y Mongo, estaban afuera estirando las patas cuando apareció el puma. Sasha empezó a aullar casi de inmediato.

que-valiente-este-hombre-golpeo-01

“Estaba llorando de miedo y dolor, así que salí corriendo”, declaró Gibb, un técnico de 31 años. “Vi que algo se había envuelto alrededor de ella para atacarla, así que corrí y lo golpeé en la cabeza. En ese momento me di cuenta de que era un puma”.

- Anuncio Publicitario -

Gibb contó que después de que el animal soltara a Sasha, su primer instinto fue asegurarse de que el puma se fuera al bosque y no volviera, pues permitir que el animal corra libre en el área es un peligro increíble para humanos y perros por igual. Sin embargo, decidió quedarse y ocuparse de las heridas de Sasha. Ella necesitaba más atención que el felino.

“Lo iba a perseguir, pero miré hacia atrás y vi que Sasha estaba en el piso temblando”, recuerda Gibb. “Así que me devolví e intenté recogerla con mi brazo izquierdo”.

que-valiente-este-hombre-golpeo-02

El puma no huyó del área después de soltar a Sasha. Mientras su humano la cuidaba, vio que el animal empezó a mirar a Mongo con ganas de abalanzarse hacia él. A pesar del esfuerzo de Gibb, el puma estaba decidido a atacar.

“Noté que el puma se acercó, así que me puse en su camino y comencé a golpear y gritar hacia él, mientras llamé a mi hermano y a mi amigo para que me ayudaran”, relató Gibb. “En un momento tomé la rama más grande que tenía cerca y corrí hacia los árboles para pelear con el puma”.

- Anuncio Publicitario -

Sasha recibió tratamiento para sus heridas. Además de un par de marcas de dientes, solo estaba muy nerviosa por lo que sucedió. Desde un punto de vista médico, se espera que se recupere por completo. ¡Todo gracias a su valiente dueño!

COMPARTIR

Deixe uma resposta