Solía tenerle miedo a los pitbulls, pero su hijo rescató uno. ¡Ahora tienen 4!

¡Y compró un enorme terreno para poder salvar muchos más!

- Anuncio Publicitario -

Solía_tenerle_miedo_a_los-01

¿Qué crees que debe hacer una persona dedicada a los animales cuando su familia de 4 humanos, 6 perros, 5 gallinas, un gallo y una tortuga es muy grande para su casa? Cualquiera pensaría que es hora de dejar de rescatar animales, pero no Candice Miller. Su solución fue comprar un rancho de 12 hectáreas en Eugene, Oregon, para poder seguir salvando mascotas.

Source: Roofus & Kilo/Facebook
Source: Roofus & Kilo/Facebook

Candice nació para defender un legado de rescate canino. Su padre, fanático de los perros, siempre estuvo dispuesto a abrir sus puertas a los perritos callejeros necesitados. Le inculcó a su hija lo importante que es respetar a los animales, además del deseo de ayudar a quienes no se pueden valer por sí mismos. En vez de jugar con muñecas, Candice pasó su infancia divirtiéndose con sus mascotas.

- Anuncio Publicitario -
Source: Roofus & Kilo/Facebook
Source: Roofus & Kilo/Facebook

Ahora que es adulta, Candice naturalmente siente el deseo de rescatar; a los 18 años adoptó a su primer perro mayor. Al perder a la que fuera su primera mascota, se sintió descorazonada y esto la llevó a tomar la decisión de convertirse en voluntaria de una perrera.

Pasó más de 3 años dedicando todo su tiempo libre a la perrera, pero esto comenzó a afectarla: tuvo que ver a algunas perras del lugar parir camada tras camada de crías, antiguos perros de pelea traumatizados tanto física como emocionalmente, perros quemados intencionalmente y más… cada día, el corazón de Candice se rompía un poco más. Finalmente, decidió que por su propio bien debía dar un paso al costado, pero no le gustaba pensar que no formaría parte de la solución.

Source: Roofus & Kilo/Facebook
Source: Roofus & Kilo/Facebook

Luego, Candice descubrió la adopción temporal. Llevó a casa dos cachorros muy enfermos y los atendió día y noche. Candice quería hacerlos crecer, verlos jugar y ser independientes hasta que fuese la hora de su adopción final. Encontró su pasión. Desde entonces, ha recibido más de 30 perritos en su hogar, cada uno con sus problemas particulares.

- Anuncio Publicitario -

Dos miembros muy especiales de su manada, Roofus y Kilo, son la imagen de su labor de rescate. Roofus fue descubierto por el hijo de Candice cuando era un cachorrito de solo 8 semanas. La familia ya tenía 3 perros, así que Roofus pasó las primeras semanas de su vida consentido en secreto en la habitación del hijo de Candice. Cuando el esposo de Candice vio por primera vez a la pequeña pit bull, se enamoró perdidamente. Roofus se convirtió en el más reciente miembro de la manada y cambió rápidamente la percepción familiar sobre los pit bulls. ¡Solo mira esas orejas!

Source: Roofus & Kilo/Facebook
Source: Roofus & Kilo/Facebook

Candice vio a Kilo por primera vez después de un turno extenuante en la perrera. Mientras se preparaba para salir, puso su mirada en el perrito muerto de miedo e intentó consolarlo para que se sintiera mejor. Con mucha paciencia, lo llevó al jardín y se hizo su amiga. Después de dos meses de trabajo con Kilo, la perrera consideró que no estaba apto para ser adoptado. Estuvo al borde de la eutanasia, pero Candice rogó adoptarlo. Como pueden ver, ha probado ser una gran ayuda a la hora de cuidar a los perritos huérfanos que llegan a su hogar.

Source: Roofus & Kilo/Facebook
Source: Roofus & Kilo/Facebook

Candice se especializa en cuidar cachorros pequeños para convertirlos en perros fuertes y juguetones. Echa un vistazo a la página en Facebook de Roofus y Kilo para ver fotos y videos irresistiblemente hermosos. Una de las historias más alentadoras es la de Penny. Con solo verla, no lo sabrías, pero la señorita P estaba muy enferma cuando Candice la consiguió. Ahora, tras solo un año, Penny pudo celebrar su primer cumpleaños en el rancho de Oregon.

Source: Roofus & Kilo/Facebook
Source: Roofus & Kilo/Facebook

Actualmente, el rancho está siendo remodelado para poder alojar a todos los huéspedes de Candice. Cada perrito tendrá su yurta individual con calefacción aire acondicionado, música, cama suave y un pequeño jardín. ¡Es como la Nación de Pequeñas Casas, pero para perros! Cuando no estés disfrutando de los lujos del hogar, los perritos podrán jugar y explorar a lo largo de las 12 hectáreas bajo la supervisión de Candice y su familia. ¡Seguramente veremos muchos cachorritos rescatados en Oregon!

- Anuncio Publicitario -
Source: Roofus & Kilo/Facebook
Source: Roofus & Kilo/Facebook

Según nos cuenta Candice, no hay nada más gratificante que el hecho de convertirse en el padre adoptivo de un perrito. Los padres adoptivos son los voluntarios más valiosos de las perreras y grupos de rescate, por una buena razón: adoptar temporalmente a un perro puede ser difícil, pues uno se acostumbra a la alegría de ver a un perro crecer y mejorar para luego dejarlo ir. Sin embargo, hay pocos espacios para perros necesitados, por lo que muchos resultan ignorados. Candice insta a los fanáticos de los perros a considerar salvar vidas a través de la adopción temporal. ¡Es como una pijamada extendida para cachorritos!

Source: Roofus & Kilo/Facebook
Source: Roofus & Kilo/Facebook

Candice trabaja para obtener el estado de excepción fiscal 501c3 para el rancho, lo que le permitiría aceptar donaciones económicas. Hasta entonces, agradece enormemente el maravilloso apoyo que recibe en donaciones de implementos para perros de su lista de deseos de Amazon.

COMPARTIR

Deixe uma resposta