Su dueño lo abandonó en la perrera con instrucciones para sacrificarlo, pero no se rindieron

Alguien dejó a un perro de un año en el refugio animal Gallatin en Sparta, Kentucky, pidiendo que lo sacrificaran por eutanasia.

- Anuncio Publicitario -
THE HART ADOPTION TEAM

Clyde, una mezcla de pastor con husky, tenía un tumor de 3 kilos en el estómago desde hacía aproximadamente seis meses; la mitad de su vida. Le dolía mucho y solía sangrar por arrastrar el tumor contra el suelo. Pero el personal de la perrera sabía que sacrificarlo no era la respuesta y decidieron conseguir ayuda de inmediato.

THE HART ADOPTION TEAM

Clyde ha conseguido una nueva oportunidad de vivir después de que removieran el tumor de 3 kilos en un hospital animal de la localidad, después de una operación que duró dos horas. Un voluntario lo trasladó a HART Cincinnati, donde descansa, se recupera y vive de maravilla.

- Anuncio Publicitario -
THE HART ADOPTION TEAM

El siguiente paso es realizar una biopsia para verificar si la masa era cancerígena o no. De ser así, el perrito tendrá que someterse a quimioterapia, lo cual hará que su recuperación dure un poco más de tiempo. Los veterinarios aseguran que Clyde tiene oportunidad de luchar, algo que jamás habría tenido si lo hubiesen sacrificado. Por fortuna, Clyde terminó bajo el cuidado de un grupo de personas de gran corazón que vieron más allá del tumor y decidieron salvarlo.

THE HART ADOPTION TEAM

Eventualmente, Clyde estará disponible para ser adoptado, y el personal de la perrera sabe que no tendrá problema alguno en hallar una familia. Es un perro muy dulce y amigable, a pesar de la forma en la que su dueño anterior lo trató.

- Anuncio Publicitario -

Deixe uma resposta