Wallis tiene dos narices… ¡Y un corazón enorme!

Su bella sonrisa de golden retriever es tan amistosa como cualquier otro de su raza. A pesar de su labio leporino que lo hace lucir interesante, no es muy distinto a los demás.

El defecto de nacimiento de Wallis puede ser desagradable para algunos, pero Lana Culley, una chica de 21 años de Poole, Inglaterra, supo desde el momento que lo vio que el perrito era irresistible. Adoptó a Wallis cuando era solo un cachorro y asegura que su curioso físico es una de las cosas que le llamó la atención para decidir adoptarlo.

¡Su humana piensa que Wallis es adorable! Nosotros estamos de acuerdo.

- Anuncio Publicitario -

“Es adorable y sabemos que nunca habrá un golden retriever igual a él”, relató Culley a Caters News.

Aunque su labio leporino lo hace lucir extraño, no le afecta de ninguna otra manera.

- Anuncio Publicitario -

“Además de su defecto congénico, no es diferente a los demás perros”, aclara Culley a Caters News. “Wallis es inusual en su apariencia y siempre lo miran mucho en la calle cuando paseamos. Pero no lo cambiaría por nada del mundo”.

Desde que llegó a casa con Culley, Wallis y Sunny, la otra golden retriever de la familia, se han vuelto los mejores amigos.

¡Qué bella familia! Culley disfruta de su día en el agua con Wallis y Sunny.

“Ambos siempre está disfrutando en la naturaleza”, afirma Culley. “A menudo corren juntos alrededor de la granja, pasean y nadan en el lago. Wallis no es diferente a Sunny, y no tiene idea que luce distinto”.

Deixe uma resposta